Publicado el

Pasión por conducir — El templo de Salomón

No se si os comenté que me compré un coche nuevo, pues bien os lo digo, y lo cuento porque comprarte un coche de ahora es la polla, más que un coche es como la extensión de uno mismo porque te hace las cosas sin que tu intervengas, tu solo siéntate y observa. Te viene […]

a través de Pasión por conducir — El templo de Salomón

Deja un comentario